¿Es posible recuperarse de una agresión en prácticas de BDSM? Sí.

Si este post lo hubiera escrito hace menos de un mes empezaría así:

La última vez que me ataron fue un atraco a mano armada,  un robo de mi intimidad más preciada. Fue un ataque de ansiedad, una ruptura dolorosa y mucho llanto. Y eso no se arregla. Es como lo de los jarroncitos japoneses: que sí, que ahora tiene una preciosa marca dorada que hace que deje de ser mil pedazos en el suelo y le  devuelve la forma de jarrón. Pero no engaña a nadie: lo rompieron. A mi me rompieron.

Y me tomó 3 años recuperarme, aprender a volver a confiar y dejar que alguien me ate de nuevo. Hoy se que tengo un entorno de seguridad. Se que Ella jamás ignoraría la palabra de seguridad. Me rompieron y ahora tengo marcas, pero recuperé la capacidad de confiar. 

Escribo esto porque estoy segura de que en la escena BDSM muchas mujeres se han sentido violentadas y otras muchas han sido agredidas. Después de una experiencia así muchas veces el miedo a que vuelva a pasarte algo así es tan fuerte que decides dejar de lado algo que te gusta y te hace sentir bien. A mi me tomó 3 años dejarme atar de nuevo, o dejar que me pegaran. Durante la primera etapa rechacé todo lo que tenía que ver con el BDSM, al cabo de un tiempo empecé a sentirme de nuevo atraída hacia ello… pero esta vez tomé un rol más dominante. Aún así, me sentía frustrada. Estaba empezando a aceptar que quería volver a ciertas prácticas pero tenía un gran dilema interno: ¿Será seguro volver a practicar ciertas cosas? Bueno, lo más probable es que si tuviera que hacer cualquier práctica de BDSM en un club convencional y con un tío (cis) no me lo permitiera, la verdad. Sin embargo me resulta más fácil acercarme de nuevo a ello si pienso en un entorno de seguridad, con compañeras feministas… Así que bueno, llevando la frase de Annie Sprinkle a mi terreno: Si el taller de BDSM que quieres no existe, hazlo tu misma. 

12414132_1669441716674718_850918260_o

Y tal cual, aprovechando el viaje de Proa, una compa que sabe muchísimo de cuerdas, (feminista y firme defensora de los cuerpos gordos y disidencias varias) organizamos en el ROSAS 5 un taller privado de iniciación al shibari. Y solo puedo decir esto: Gracias Proa, por saber  tanto y saber enseñarlo tan bien. Pero sobre todo gracias por saber crear espacios de seguridad. Y gracias a ti, por todo lo que aprendo a tu lado y por cuidarme tan bien.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s