Reapropiarse de la vulnerabilidad

Escribí esto hace unos meses, nunca lo publiqué porque quería seguir dándole vueltas al tema. Después de un fin de semana repensando la vulnerabilidad, hoy lo he releído.

images

Me dijeron en Albacete que les había gustado cuando expliqué como trabajaba mi bricomanía con un ejemplo. Y yo pensé: ‘Todo ha quedado gravado… Moriré el día que ella vea esto. Sabrá perfectamente que hablo de ella. He expuesto mis mierdas sin piedad’.

Me acordé de la peli aquella de Eminen donde se sube al escenario y después de decir sobre si mismo todo aquello que pueda ser humillante se baja,  le da el micro al otro y le dice: ‘cuéntales algo que no sepan.’ Y no puede hacer nada más que dejar el escenario sin decir palabra. Esto es lo que hay. Hablé de Ella y de su caja, de la de Él, del miedo que me daba la pelirroja preciosa… Y cuando salí de la librería no podía tenerle miedo a nada.

Y estoy contenta, estoy contenta porque exponer las cosas me hace fuerte. Y desde ese lugar reivindico la reapropiación de la vulnerabilidad. La quiero toda, prefiero embarrarme, destrozarme y resurgir que vivir entre algodones. Y el dolor también me lo reapropio, voy a vivirlo y a exponerlo. He tomado la decisión de desnudarme por completo, con todas las consecuencias. Porque esa es la única manera que encuentro de ser íntegra, de que siempre sea decisión mía y responsabilidad mía lo que me pase. 

Pero no he llegado a esto gratis. No creáis que ha sido fácil. No habría sido fácil sin Ella. Hay una persona que me ha hablado, me ha reñido cuando tocaba y me ha recogido cuando ha hecho falta. No voy a Valencia porque me gusten las naranjas. 

Debo decir que en su día me planteaba la vulnerabilidad únicamente como algo que yo podía sentir, no como algo que alguien que me importa pueda sentir. Este fin de semana he aprendido que no soy yo sola la que se puede sentir vulnerable, también puede pasarle a la otra persona. Y cuando eso pasa toca hacerse cargo. Confesarte vulnerable puede que de miedo y empodere al mismo tiempo. Que se te confiesen vulnerables es una oportunidad para demostrarte cuan blanca es tu colada, ¿Vas a ser tan ética como dices que eres? Cuando alguien se confiesa vulnerable te está dando su mejor carta y la opción de ganar todas las partidas, te está dando el poder y la opción de generar verticalidad en la relación. Tu decides que haces con ello. Yo no quiero verticalidades, así que lo único que se hacer es recoger esa vulnerabilidad, tratar de ser responsable y comprometerme conmigo misma a no usarla jamás para mi beneficio. Eso y encargarme de cuidar a la otra persona. Yo no puedo prometer que no le haré daño, eso sería absurdo, pero se que nunca haré daño a conciencia y se que el valor de mostrarse vulnerable merece absoluta honestidad como respuesta.

images

Una resposta a “Reapropiarse de la vulnerabilidad

  1. Ole tu coño! Yo también me he bebido los floreros y he gritado exageradamente cuánto lo quería, cuánto lo odiaba y qué gilipollas era, quedándome en bragas toda yo, helada de frío pero en la gloria, libre, suelta! 😀

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s