El deseo, la imposibilidad y la red afectiva que te sujeta.

Patricia Neal The Fountainhead

Escena de El manantial – King Vidor  (min 17.00) 

Dominique: ¿Sabe qué hacía cuando ha llegado usted? Tenía una estatua que compré en Europa. La estatua de un dios. Creo que estaba enamorada de ella.  ¡Pues la he roto!
Wynand:     ¿que la ha roto?
Dominique: ¡La he tirado por la ventana!
Wynand:     ¿Por qué?
Dominique: ¡Para no tener que amarla! No quiero estar atada a nada… La he destruido para que no formara parte de un mundo donde la belleza, el ingenio y la grandeza no tienen oportunidad. El mundo de las masas y del Banner. 

Amar a veces acojona. Es un hecho. En estos tiempos donde se reflexiona tanto sobre el amor, donde las relaciones son cada vez más frágiles, más fugaces, mas superficiales, etéreas y con menor compromiso, encontramos a gente que usa la excusa del poliamor para involucrarse todavía menos, olvidándo el cuidado y sembrando cadáveres. Yo no dejo de pensar que si vamos a romper la monogamia para continuar viviendo en la mentira, en el no cuidado y en un desmiembre emocional constante… a mi no se si me interesa.

Y no es que me de miedo amar, es que quizás empiezo a estar cansada de reconstruirme constantemente. Que si, que con el tiempo mi resiliencia mejora, mi compersión es cada día mayor, mis celos cada vez menos existentes y mis momentos de sentirme diminuta cada vez se espacian más en el tiempo y dejan de atormentarme. Pero… ojo, no nos engañemos, si la persona en cuestión  no va a entrar en unos mínimos que considero imprescindibles para una relación… voy a tener que ponerme en plan Dominique Françon y lanzarla, simbólicamente, por la ventana para no tener que amarla.

Y ese es el motivo por el qual cada vez me cuesta más relacionarme con personas que no tengan una perspectiva que encaje con la mía: feminista, no-monógama, ética y basada en el cuidado. Que si, que me he propuesto mil veces que no iba a fijarme en personas que escapasen a ese principio mío, me he propuesto un contrato conmimgo misma en el que me prometía que no me relacionaría con personas que no tuvieran esa perspectiva… y me he dado de bruces tantas veces que que he tenido que ceder al simple hecho de que: no escoges quien te atrae.

Por suerte, tengo una red afectiva que me recoje y me ayuda en la reconstrucción cada vez que me empeño en que, ese otro alguien parece que entiende las cosas como yo… y no es así.  Y eso da mucha fuerza para no acabar siendo un témpano de hielo… porque puede que reconstruirse no sea fácil, pero al final prefiero eso a la insipida pasividad. Como cantaba ese adorable muchacho  en Hair:  I got good times man,  I got crazy ways daughter , I got million dollar charm, cousin… i got headaches and toothaches and bad times too like you … I got live, mother.  Mi consejo, no te prives de sentir… pero asegúrate de que vas a tener buena gente cerca, de la que te cuida, te escucha y procura hacer que te vengas arriba lo antes posible. De la que no va a juzgarte porque te equivoques y sobre todo de la que piensa y repiensa los afectos  para convertirlos en algo que nos llene de felicidad. Si no, las ostias pueden ser monumentales y las reconstrucciones una ardua tarea llena de desesperación. No hay nada más importante que la red afectiva que nos sujeta.

3 respostes a “El deseo, la imposibilidad y la red afectiva que te sujeta.

  1. Tú modo de vivir el amor me ha resultado interesante porque, curiosamente, a mi nunca me ha dado miedo enamorarme. Todo lo contrario, lo que a veces me ha producido desasosiego ha sido costarme encontrar una persona que correspondiera mi afecto. Uno no puede escoger cuándo enarmorarse, pero considero que uno siempre debe de mostrarse dispuesto a conocer a otras personas y creo que siempre hay que darle una oportunidad a las relaciones y a las personas.

    Así mismo, creo que uno no debe temer al fracaso en el amor, porque está fuera de nuestro control el que una relación funcione o no. Esto no quiere decir que no debas de cuidarla, sino entender que el hecho de que pongas atención e ilusión no implica que ésta vaya a funcionar por las más diversas razones. Por último, creo que ayuda a superar mejor una ruptura comprender y asimilar que nada es para siempre y que lo más constante en esta vida es el cambio, acción a la que estamos permanentemente sujetas todos.

    Un saludo.

    1. Quizás no me expresé bien… No tengo miedo al amor, soy una persona que deja fluir bastante sus sentimientos, y aunque pasé una ruptura dramática tras una relación de 10 años desde los pocos meses después de romper me empecé a trabajar el trato con los demás, mi apertura a conocer gente nueva y básicamente a abrirme a cualquier tipo de relación que se me presentara, para poder vivirla desde el disfrute y el placer y no desde el miedo. No me da miedo que la relación exista y fracase… Lo que me da miedo no es el dolor de la ruptura si no el dolor de ver que no nos cuidamos durante el proceso. Mi ruptura fue traumática, pero no por el hecho de romper una relacion de 10 años… si no por el como se rompió. Por el esfuerzo que implicó para mi seguir intentando cuidar a la persona y ver que esa persona me despreciaba constantemente. Este post venía a decir que estoy dispuesta a arriesgar, a experimentar y a sentir. Pero pasados los años no soy una kamikaze y no voy a hacerlo con personas que se que van a implicar una relación tóxica o un montón de sufrimiento. (por ejemplo, a priori no iniciaría una relación con una persona monógama). También venía a decir que parte de esa disposición a arriesgar y a sentir es posible porque yo me he recompuesto y porque confío plenamente en mi red afectiva a la hora de recoger los pedazos si mi ostia fuera grandota. 🙂 No se si me he epxlicado un poco mejor ahora 😀 Anyway, Gracias por los comments! mola poder generar un espacio de debate ^^

  2. Hola,
    leí tu artículo en su día y lo vuelvo a leer de vez en cuando, porque explica muy bien cosas que yo también pienso y siento. Tenemos las cosas claras, sabemos que tipo de relaciones queremos establecer, pero a veces ese andamio que nos sujeta es un castillo de naipes y en el encuentro la otra persona saca un as que tenía en la manga y que nostrxs no habíamos considerado y todo se derrumba otra ves. Otra vez? otra vez. Somos exigentes con nuestras relaciones y es justo que sea así porque hemos aprendido de la experiencia y porque mejor sola que mal acompañada. Pero yo lo que me empiezo a cuestionar es lo de “no escoges quien te atrae”. No estoy segura ya de que sea así, porque en una relación miramos, oímos y seleccionamos y no siempre somos capaces de ser sinceros con nosotros mismos, ocultamos lo que no nos conviene a favor de la ilusión que algo nos provoca, porque deseamos que algo vaya bien y estamos cansadas de que no sea así. A mi me ha pasado y he recurrido a mi red, que como tu bien dices, nos ayuda a no sentirnos tan pequeñxs y solxs. Gracias por poner en palabras los sentimientos que muchas personas tenemos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s