How privileged are you?

El tema de los privilegios lleva semanas rondado los TL de varias de mis compañeras y amigas, tanto que ha acabado motivando a mi querida Alba Medrano a iniciar un proyecto maravilloso donde volcar sus reflexiones. Personalmente ya hablé hace tiempo del tema de los privilegios, pero… creo que es necesario retomar el tema y aclarar algunas cosas.

Veamos. La RAE define privilegio como: Exención de una obligación o ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia. Es decir, un privilegio no se escoge. Un privilegio es algo que nos es dado. Lo que si escogemos es qué hacer con él. Es decir, podemos usarlo para mantenernos por encima de otras personas o bien, tratar de ser conscientes, rechazarlo o apropiarnos de él para tratar de cambiar la situación.  Lo que no se vale es negarlo, porque eso sólo sirve para invisibilizar sufrimientos ajenos y  perpetuarlos. Recuerda que te están situando por encima de otros, no eres tu quien decide si esos otros se sienten oprimidos… ellos lo ven, lo padecen y lo denuncian, no tu.

superheroes

Seamos sinceros: Probablemente a un español le darán trabajo antes que a un pakistaní y a un hombre antes que a una mujer. Un hombre en pocas ocasiones temerá ser agredido sexualmente por la calle. A alguien hetero es menos probable que le agredan por mostrarse afectuoso con su pareja. Una mujer cis siempre será considerada una mujer (a menos que seas fea o gorda… entonces eres menos. Y si vives tu sexualidad de manera activa también, menos que mujer… puta.) en cambio una mujer trans puede vivir muchas situaciones en las que sea degradada y humillada considerándola como “algo” y no alguien. Una persona en silla de ruedas tendrá más problemas de acceso a exposiciones de arte o fiestas que una sin problemas de movilidad.

Pero los privilegios no son verticales. Atraviesan a las personas de esta sociedad desde una multitud de ángulos. Puedes tener el privilegio de ser blanca y occidental, pero si te conviertes al islam ¿crees que van a seguir tratándote como blanca? Puedes tener el privilegio de ser hombre, ¿pero crees que van a tratarte igual si eres homosexual o bisexual? Una cosa está clara, en esta sociedad si eres hombre, blanco, cis y hetero: Te ha tocado la lotería de los privilegios. Puede que seas precario, si. Pero oye, ¡no se puede tener todo! Prueba a ser precario, inmigrante africano, musulman y homosexual. ¿crees que sería igual de sencillo que te dieran trabajo? Ahora además súmale el desprecio con el que te mirarían muchas personas si además eres mujer y usas velo.

No es lícito y no es ético negar nuestros privilegios. Esta imagen muestra de manera gráfica como funciona el juego. (*)

privilegios2Seguramente todos tendremos algún punto flaco y algunos puntos fuertes. Creo que lo óptimo sería darnos cuenta de cuales son nuestros privilegios, ser capaces de mirar esta sociedad por un instante desde fuera y ver que, señores: no todos somos tratados igual. Yo no he escogido nacer aquí, ni ser blanca, ni de clase media. Son mis privilegios. Pero también sufro discriminaciones:  soy mujer, no soy hetero y no soy monógama. Y estoy cansada de que se me quiera hacer creer que vivo en la misma situación de privilegio que un hombre hetero monógamo. Porque no es cierto. Eso es una mentira enorme. Tengo privilegios sobre gente de otras razas, incluso sobre gente de otras religiones, pero señores cis y heteros, no sean tan cansinos, ustedes viven en una situación de privilegio que ni yo ni mis compañeras compartimos. Acéptenlo.

Sólo haciendonos conscientes de nuestros vicios y nuestras virtudes podremos empezar a cambiar las cosas. Y ojo, no hay ningún problema en no ser consciente de que tenemos un privilegio. Estoy convencida de que gozo de privilegios que desconozco… Pero tengo por seguro una cosa, si a mi se me acerca alguien y me dice: “Oye tía, ¿te has dado cuenta de que a tí te tratan así y a mi asá? ¿no tendrá que ver con que tu eres así y yo soy asá?” Me pararé, lo pensaré y procuraré hacer un análisis lo más crítico posible teninendo en cuenta que si esa persona se siente discriminada… ¡por algo será! Procuraré renunciar a mi privilegio, procuraré ayudarle a visibilizar su manera de ser o de pensar pero una cosa tengo clara, es SU lucha. Yo puedo ir al lado, pero no voy a decirle ni cuando ni como debe reivindicar. Antes, le escucharé. Porque desde el privilegio hay tantas, tantas cosas que no se ven…

(*) Mi orientación sexual no aparece en el cuadro. Y no estoy de acuerdo con que ser cristiano te otorgue +5, como mínimo os aseguro que en círculos feministas, o de tendencia política de izquierdas, no es para nada un privilegio tener fe cristiana. Y no olvidemos el privilegio de la monogamia, que tampoco aparece. Pero bueno, os podeis hacer una idea de a lo que se refiere y de como funciona la estructura .

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s