Fuck you estrogens!

Después de 10 años de relación heterosexual y unos 9 tomando anticonceptivos, (primero píldoras y luego parche, ambos a base de estrógenos) hace un año y medio decidí dejar de chutarme y pasar a otros métodos de protección que no incluyan la química.

pildora

¿Porqué he dejado de tomar píldoras anticonceptivas?

Primero de todo porque no me gusta medicarme si no es realmente necesario. Al no tener pareja estable y reducir considerablemente mis relaciones con cishombres, encuentro absurdo tomar un anticonceptivo que afecta considerablemente a mi organismo.

Segundo, porque el sistema farmacéutico me engañó muchas veces y sinceramente no confío más en él.

* No es seguro, yo me quedé embarazada tomando la píldora anticonceptiva. Si, fui ese 2%. En mi prospecto decía que si no venía la regla después de años tomándola era normal. ¿Normal? ¿De verdad? bah! en ningún lugar del prospecto decía que si tienes diarrea tomes otros métodos de protección porque la píldora va a dejar de tener efecto. Tampoco decía que si una de las píldoras es expulsada el resto simplemente, no funcionan. Fui de las afortunadas que pudo realizar un aborto sano y seguro, en una clínica de confianza. (Eso si, me costó casi 400€)

* Tiene efectos secundarios importantes, y voy más allá de engordas o te baja la líbido. Hablo de cosas importantes como por ejemplo:

– problemas cardiovasculares
– problemas del sistema endocrino
– hipertensión
– cambios en los senos
– cambios en el flujo intestinal
– sangrado entre periodos
– dolor de cabeza
– depresión
– cambios en la intensidad del deseo y respuesta sexual
– infecciones del sistema urinario modifica el equilibrio de la flora intestinal
– vaginitis
– displasia cervical
– problemas en la piel
– inflamación de encías
– epilepsia y asma
– enfermedad de vesícula e hígado
– infecciones virales (herpes, por ejemplo)
– mayor riesgo de trombosis cerebral
– la incidencia de esterilidad a largo plazo es más alta en mujeres que han tomado la píldora
– debilita el sistema inmuntario , propensión a infecciones víricas
– cambios de humor.

Con toda esta información, no pretendo decirle a nadie  que no  tome la píldora, pero me gustaría hacer un llamado a la documentación, a que leáis , a que busquéis información y decidáis libremente. El ginecólogo forma parte del sistema farmacéutico y receta muchas cosas, no siempre necesarias y no siempre realmente recomendables.  Existen mil alternativas tanto como métodos anticonceptivos, como para evitar el dolor de la menstruación, regularla etc… (por favor, no olvideis que la píldora anticonceptiva no regula la menstruación, la elimina. En el más estricto sentido de la palabra, la píldora hace que el cuerpo femenino deje de fabricar óvulos, así es como evita el embarazo. La regla que creemos tener durante el tiempo de consumo de estos anticonceptivos no es más que un sangrado artificial para ser conscientes de que el sistema realmente funcionó y no estamos embarazadas.)
Si quereis más info, os recomiendo leer o ver videos de Beatriz Preciado, o echarle un ojo a este artículo de El dedo en la llaga

Al final, cada uno es cada cual, pero para mi se ha convertido en una cuestión política. Entiendo ese método anticonceptivo como una herramienta de control sobre mi cuerpo y no deseo formar parte de ese sistema. He vivido en mis carnes el engaño, la poca fiabilidad, la poca toma de responsabilidad posterior y no deseo volver a convivir con ello. ¿Puede que duelan más las reglas desde que dejé de consumir anticonceptivos? Prefiero el dolor de una menstruación al que me causa la falta de integridad conmigo misma por el echo de vivir en esa falsa comodidad.

 

La plaqueta mensual de píldoras, con el imperativo de administración cotidiana, pero al mismo tiempo con la posibilidad del olvido o de la gestión incorrecta, con su temporalidad ritual, su diseño pop multicolor próximo a las latas Campbell inmortalizadas en 1960 por Andy Warhol, recuerda a un calendario químico en el que todos y cada uno de los días están señalados por la presencia indispensable de una pastilla. (…) Se trata de una microprótesis hormonal que permite, además de regular la ovulación, producir el alma del sujeto heterosexual mujer moderno. El alma químicamente regulada de la putita heterosexual sujeta a los deseos del bio-macho de Occidente. Fuera de este microfascismo pop, molecular y ultraindividualizado, resulta difícil explicar cómo la píldora ha podido ser privilegiada médica y jurídicamente como método anticonceptivo frente a otros métodos menos tóxicos y con menos efectos secundarios que requieren una menor atención cotidiana, como la vasectomía (esterelización masculina) reversible o no, la anticoncepción hormonal masculina, la RU-486 o píldora del día después, o incluso el aborto masivo por aspiración uterina en los estadios tempranos de la gestación.

Me sorprende la frecuencia con la que los ginecólogos que he visitado durante los últimos quince años me proponen, indiferentes a mi afirmación en la sexualidad lesbiana, dildónica o anal, la píldora como método anticonceptivo (…) La cuestión es administrarme la dosis farmacopornográfica necesaria de estrógenos y progesterona para transformarme en una hembra sumisa, de grandes senos, humor depresivo pero estable, sexualidad pasiva o frigidez.”

PRECIADO, Beatriz. Testo Yonqui. Espasa Calpe. Madrid. 2008. Págs., 135-137, 142.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s