Sororidad

 Tras leer el artículo de Reflexiones Degeneradas sobre Heteronorma en el género femenino he estado reflexionando. Hace ya tiempo que me percaté de que hasta la fecha he tenido pocas relaciones de amistad con mujeres heterosexuales ya que, efectivamente , encontraba en ellas ciertos patrones  de comportamiento que no me convencían. Esa competitividad, ese afán por ser divinas, perfectas y seductoras con el objetivo de mediante su cuerpo y sus armas de seducción conseguir sus objetivos. No mediante su cerebro, no mediante la razón, si no mediante el cuerpo. No las culpo, a mi también me educaron con frases tipo: “Oh, para conseguir que tu padre te deje salir, ponle ojitos.” o ” Tienes que ser más zalamera, si a tu padre le puedes sacar lo que sea si se lo sabes pedir” Y ese saber pedir no era nunca saber argumentar, porque vamos, yo con 14 años argumentaba maravillosamente, pero conseguía más cosas poniéndome tristona, haciendo ojitos y dando abrazos a la vez que suplicaba “porfa, porfa, porfa!!!” que argumentando que lo que fuera en cuestión me hacía ilusión y estaba preparada para conseguirlo y disfrutarlo .

Prácticamente todas mis amigas se identifican como bisexuales, lesbianas (ya sea como orientación sexual o como manera de hacer política) o simplemente sexuales pero además , y creo que esa es la clave, todas ellas se identifican como feministas.  El hecho de identificarse como feministas crea entre nosotras una distinción en el trato. Todas somos conscientes de la opresión vivida, de la falta de privilegios, de la lucha constante y se crea entre nosotras un sentimiento de hermandad y apoyo incondicional.

Así es como sin saberlo descubrí la sororidad. Cuando compartí mis experiencias traumáticas causadas por opresiones y agresiones con otras mujeres dispuestas a hablar de sus experiencias y me sentí apoyada, comprendida y respaldada. Cuando sentí la fuerza de saber que éramos manada. Y entonces entendí que debía expandir ese sentimiento.

Imatge

Se entiende como sororidad la dimensión ética, política y práctica del feminismo. Se trata de una manera de relacionarse basada en la paridad y el apoyo, que busca relaciones positivas y acciones específicas para eliminar la opresión y conseguir el empoderamiento de todas. Consiste en realizar acuerdos, crear vínculos e ir aumentando esas redes basándose en el respeto que reclamamos para una misma como modo de trato al prójimo.

A día de hoy como mujer que intenta renunciar a los derechos como cismujer otorgados por el sistema heteropatriarcal no me queda otra manera de entender la lucha que partiendo de la sororidad y la interseccionalidad. Porque separarnos para invisivilizarnos ya no va a ser posible, hoy en día somos conscientes de las opresiones propias y ajenas, hemos aprendido a ver más allá de nuestras propias miserias y estamos dispuestxs a dejarnos la piel por los derechos de todxs aquellos que sufren la opresión en sus carnes, porque también la hemos sufrido y no se la deseamos a nadie. Así que ya sabes, dame la mano y compartamos lucha, porque juntxs sólo podemos hacer una cosa: vencer.

frida

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s