Porno para mujeres vs Porno feminista

feminist

Últimamente se ha hablado mucho de “porno para mujeres”. Expresé mi opinión al respecto en un artículo hace ya algún tiempo, sin embargo reflexionando he llegado a algunas conclusiones que me gustaría expresar.

Tengo la impresión de que cuando la gente habla de “porno para mujeres” no se da cuenta de lo fácil que resulta que ese concepto resulte discriminatorio. Recuerdo el post de María Llopis en el que sentenciaba: “Cada vez que Erika Lust abre la boca muere una feminista”. Y es que, que la máxima representante a nivel mediático del concepto “porno para mujeres” haga declaraciones del tipo: ” la pornografía convencional está llena de prostitutas, me pregunto: ¿dónde están las mujeres normales?” Da que pensar.

Bueno, da que pensar y me parece fuerte no, lo siguiente. Disculpad mi osadía pero creo que deja clarísimo que el “porno para mujeres” como movimiento pornográfico ha sido creado por la industria  con el único objetivo de tener contentas a las lectoras de Marie Claire. Esas que quieren ver porno sin mancharse las manos, sin quedar mal, sin delatarse, sin dejar en evidencia que su deseo sexual las lleva a masturbarse de manera sucia y obscena. Las que son modernas porque ven porno, pero ojo, un porno dulce y apropiado, un porno apto para mujeres, ¿porqué? porque es bonito, es limpio, está cuidado y habla de bonitas fantasías. Mujeres que se consideran normales.

Me parece una sentencia dictada desde el desconocimiento, y desde la felicidad de la burguesía.
Para empezar, no veo la deshonra de dedicarse a la prostitución si es algo elegido voluntariamente, cada persona es libre de hacer lo que desee con su cuerpo. Y en segundo lugar, no veo la diferencia entre las chicas que actúan para Kink, y las que actúan para ella. No veo la diferencia entre Belladonna, Stoya, Sasha Grey, Bobby Star, Skin Diamond, Cherry Torn y las chicas que aparecen en los videos de Erika Lust. Por favor, si alguien la encuentra, que me envie un mail y me la explique.

Me gustaría decirle que en el porno, querida señora Lust habrá de todo, ¿no? No me cansaré de decir que las chicas que participan en Kink no parecen precisamente obligadas y que además lo demuestran en cientos de making offs y entrevistas.

Bien, aclarado este punto, hablemos de las consumidoras. Evidentemente habrán mujeres que disfruten del imaginario pornográfico de Erika Lust, pero generalizar haciéndose eco de que hace “porno para mujeres” me parece un tanto exagerado y egocéntrico.  Soy mujer, blanca, podría considerárseme burguesa y evidente consumidora de porno. Y pienso lo siguiente: El porno de Erika Lust me parece aburrido, ñoño y que no me representa.
Así que por favor, desde aquí le solicitaría que se llamara de otra manera. “Lust Porn” “Porno para algunas mujeres” “Porno – Softcore” Que se yo, invéntense otro nombre porque este es genérico e incluso ofensivo. Si no me gusta ese porno, ¿ya no soy una mujer? ¿que soy entonces? ¿una de esas anormales? Por no entrar en el hecho de como debe hacer sentir a un hombre, con la presión que conlleva ser hombre en esta sociedad, el hecho de que le guste un porno llamado “porno para mujeres”. Definitivamente, no me parece un buen concepto.

Sinceramente, creo que hay alternativas para ello. Si se busca se pueden encontrar movimientos y proyectos interesantes hechos tanto por mujeres, hombres o trans y enfocados desde una perspectiva feminista. Creo que esa es la clave, la perspectiva. No tanto a quien está enfocado si no  desde donde está hecho. Annie Sprinkle, Post Op, Tristan Taormino, Courtney Trouble, Buck Angel, Lacy Green…todxs ellxs tienen proyectos interesantísimos.

¿A que me refiero cuando hablo de porno feminista? A un porno en el que los implicados ejerzan su labor voluntariamente, que luche por que esas personas tengan acceso a una sanidad y un salario digno. Un porno justo, ético y consensuado.  Que cualquier persona pueda elegir su papel dentro de la industria pornográfica sin ser criticada o juzgada con palabras que solo pretenden estigmatizar. Un porno que recorra imaginarios colectivos, sexualidades alternativas, cuerpos disidentes. Que además de mujeres siliconadas y hombres con miembros descomunales presente cuerpos obesos, cuerpos flacos, mujeres peludas, hombres inberbes,trans (no solo m2f, también f2m) aficionados al sadomasoquismo, a las prótesis a los dildos…

Está habiendo un cambio, un cambio radical. Hasta ahora la gente que no encontraba placer en el porno se aguantaba. Ahora la gente que no encuentra placer en el porno, empieza a fabricarlo. Se hacen talleres, cursos, workshops, hay proyectos, performances, locales, bares, clubs… Es algo que no podrán parar. Es un cambio que revolucionará la manera de entender la sexualidad. La gente se apropia de las palabras, de los conceptos, desvaloriza el precio de un insulto al aceptarlo y usarlo con orgullo. La gente, empieza a quererse, a amar su cuerpo, a aceptar su sexualidad y a mostrarla. Y el subidón de autoestima hará que crezcamos como personas.

Si aún no te ha quedado demasiado claro lo que intento expresar, puedes echarle un ojo a los links que te dejo aquí debajo. Tal vez encuentres más información interesante.

Pucker Up – ¿What is Feminist Porn? 
Kink – Values
Laci Green – What is “Sex Positive”?

* La idea de que su porno sea para chicas que leen Marie Claire viene de una broma hecha por la misma directora en una entrevista a cinemanía.

* A título personal, animaría a la señorita Lust a pensar antes de hablar, que alguien no sea como tu, no significa que no sea “normal”

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s